VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
COMO A LOS NAZIS...

Escrache a un coronel, funcionario del renar

Aquellas tareas en Tucumán

Por Felipe Yapur
PAGINA 12

Quien fuera en 1975 el mayor Camilo Colotti es el mismo coronel retirado que hoy ocupa el puesto de coordinador de Explosivos y Materiales Controlados del Registro Nacional de Armas (Renar). Según testimonios que están en los archivos de la Conadep, el Colotti de hace 29 años fue uno de los oficiales que trasladaba detenidos-desaparecidos hasta las cercanías del campo de detención conocido como el ex ingenio Nueva Baviera, donde eran fusilados y sus restos incinerados. Consultado por Página/12, Colotti reconoció haber estado en Tucumán pero niega su participación en la represión ilegal: "Yo actué en el monte, de donde me llevé un recuerdo para toda la vida. Se trata de una bala alojada en mi glúteo", indicó el funcionario que llegó con el actual director del Renar, Juan Carlos Ramos.
Hoy al mediodía, la agrupación HIJOS y ATE Capital se concentrarán frente al edificio del Renar, Bartolomé Mitre al 1400, para realizar un escrache contra Colotti. Según reza uno de los testimonios que integran el amplio archivo de la Conadep, entre mayo y junio del 77 Colotti, junto al entonces teniente coronel Ernesto Alais y los tenientes primero Carlos Truco, Ariel Valdiviezo, Domingo Gordillo y Miguel Podestá, solía llegar hasta el ex ingenio en camionetas cargadas con detenidos. En general en unos de los vehículos se trasladaban bidones con nafta y leña. En Las Carboneras, un lugar muy cercano al ingenio, los detenidos descendían de las camionetas para "fusilarlos sin más trámite con el teniente coronel Alais a la cabeza y secundado por un elenco estable y permanente (Colotti y el resto de los tenientes) para estos menesteres".
El ahora coronel retirado Colotti reconoció a este diario que durante ese lapso estuvo en Tucumán como integrante de lo que se conoció como Operativo Independencia. Ese que se originó tras el decreto presidencial de 1975 que ordenó "aniquilar" las organizaciones guerrilleras y que contó con la firma, entre otros, del entonces ministro Carlos Ruckauf. "Mi tarea con todos estos oficiales era realizar operativos de rastrillaje en el monte tucumano. Siempre anduve de uniforme, casco e identificación", aseguró Colotti, quien sostuvo que nunca se enteró de que hubiera detenciones ilegales: "Yo era un soldado y como tal tuve enfrentamientos, pero nada más, y si Bussi cometió un delito lo tendrá que investigar la Justicia". Reconoció también que su base de operaciones era la localidad de Santa Lucía, un pueblo asolado por la represión de la dictadura, y desde donde se origina otro de los testimonios que lo cita como el responsable de la desaparición de Miguel René Suárez, un lugareño. Colotti dice no saber nada