VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
Reportajes

16 de junio del 2003

Entrevista con Eva Olaren, del Movimiento Popular por la Paz de Mindanao (MPPM)
Luchando por la Paz y contra la Globalización en Mindanao

G. Búster
Revista Pueblos .

-Cuál es la situación política en Mindanao y las causas del conflicto armado? Qué hay detrás de los dos atentados con bombas en Davao, la principal ciudad de la Mindanao y la segunda de Filipinas? .
-La historia de Mindanao es una sucesión ininterrumpida de conflictos, de los que los últimos atentados son solo la última manifestación. Pero no ha recibido ninguna atención por parte de los medios de comunicación. El pueblo Moro y el movimiento revolucionario a él ligado llevan a cabo una lucha armada contra el gobierno nacional filipino para imponer su derecho a la autodeterminación. Ya eran una nación antes de la colonización española que ha intentado defender sus derechos frente a los poderes que se han sucedido en Filipinas, que siempre han recurrido a la solución militar para intentar someter al pueblo Moro. En el periódo más reciente ha comenzado a haber una resistencia de la sociedad civil contra estas intervenciones militares y el conflicto armado, que nunca ha conseguido imponer una solución, que solo ha servido para hacer más profunda la crisis social, empujando a más jovenes moros a sumarse al movimiento revolucionario..
La fuente profunda del conflicto es la lucha por la tierra. Hoy solo el 7% de la tierra util de Mindanao sigue en manos del pueblo Moro. El resto ha pasado bajo control de colonos cristianos llegados de otras partes de Filipinas. Bajo la dictadura de Marcos, como resultado de los Acuerdos de Tripolí con los sectores moderados del movimiento Moro, el gobierno reorganizó el territorio y legalizó estas ocupaciones a través de un referendum que limitó a una serie de provincias en Mindanao las reclamaciones territoriales del pueblo Moro. Lejos de solventar el problema, este proceso constitucional fue rechazado por importantes sectores del pueblo Moro y la lucha continuó..
-Mindanao es una de las ultimas fronteras de la globalización, el territorio más rico de Filipinas con importantes recursos agrícolas, forestales y minerales sin explotar. Has hablado de la lucha de resistencia por sus tierras del pueblo Moro. Cuál es la situación de los colonos cristianos y de la población aborigen de Mindanao, los Lumads? .
-Mindanao contribuye un 40% al PIB de Filipinas. Es la gran frontera del programa de modernización económica para la globalización del gobierno filipino. Mindanao es el principal objetivo para el desarrollo de la zona de cooperación económica regional en el Sudeste asiático, que comprende a Brunei, Malaysia, Indonesia y Filipinas. El recurso más lucrativo es la mineria y hay muchas solicitudes de permisos de inversores extranjeros para iniciar explotaciones. Pero hasta ahora no ha sido posible por la presencia de grupos armados de diferentes tipos. El sector más afectado de la población de Mindanao de esta ocupación de tierras para la mineria son los Lumads, que suman unos 3,5 millones de personas en la Isla. Sus derechos están teoricamente reconocidos en la Constitución, pero algunos sectores han tenido que recurrir a la resistencia armada para defender sus territorios ancestrales frente a las multinacionales de la mineria o de la agroindustria, con la creación de enormes plantaciones de platanos, piñas....
Los colonos cristianos llevan en Mindanao mucho tiempo, varias generaciones, y hoy son la mayoría de la población. Pero tambien son victimas de este proceso de globalización, especialmente en el sector agrícola. Sus granjas familiares no pueden competir con las multinacionales y sus tierras son expropiadas para uso industrial o residencial. Los colonos estan constituyendo la base de la nueva clase obrera que esta surgiendo en Davao, Ilegan y otras ciudades mediante este proceso de acumulación primitiva y expropiación del campesinado. Y en las nuevas fábricas para la exportación, los salarios y las condiciones de trabajo, la seguridad y la higiene son de los peores en el ámbito internacional, porque nacen compitiendo ya en terminos de costes de mano obra con los paises de la zona, en un proceso continuo de subcontratación y desplazamiento de la producción para las grandes multinacionales. Nadie tiene un contrato fijo. Lo más que se puede obtener es un contrato por seis meses. Cuando cerró la siderurgia de Ilegan, propiedad de una firma malaya, porque ya no podía competir a nivel internacional por falta de inversiones en tecnología y maquinaria, más de 2.000 familias se quedaron sin sustento. Y tuvo un efecto dominó sobre todo el sector industrial de la ciudad que subcontrataba o abastecia a la planta siderurgica. Al menos cinco grandes compañias cerraron después. Es decir, la economía de Mindanao y el futuro de su población es totalmente dependiente de la globalización neoliberal..
Mindanao es tambien uno de los laboratorios internacional para los organismos geneticamente modificados (OGM). Sobre todo en el cultivo de maiz transgénico para Monsanto. Ofrecen a los campesinos semillas y fertilizantes a título de prestamos en especie a pagar en dinero tras la cosecha o mediante la adquisición de nuevas semillas transgénicas a precios especiales. Empieza a haber una resistencia campesina contra Monsanto como consecuencia de la cadena de endeudamiento que se ha creado. Los grupos ecologistas estan intentando introducir una agricultura alternativa sostenible. Ha habido demostraciones e incluso actos de sabotaje contra las plantaciones transgénicas en Ciudad General Santos..
-Por qué la militarización de Mindanao por parte del gobierno filipino? .
La unica solución del gobierno nacional filipino para todos estos problemas en Mindanao es la militarización de la Isla en nombre de la seguridad. Mindanao solo recibe para sus programas de desarrollo el 0,1% del PIB del presupuesto a pesar de su contribución a la economía nacional del 40%. Las cinco provincias más pobres de Filipinas estan en Mindanao. La presión social es enorme y, inevitablemente, hay conflictos porque para la gente no hay oportunidades. En vez de aumentar el gasto social, el gobierno filipino multiplica el presupuesto militar. La Presidenta Arroyo no hace más que hablar de la ayuda de EE UU a Filipinas, pero no se trata de una ayuda para el desarrollo sino para entrenar, armar y sostener a las fuerzas armadas filipinas. La presencia de tropas especiales de EE UU en Mindanao para luchar contra los bandidos de Abu Sayyaf se esta convirtiendo en permanente. Primero dijeron que solo serian seis meses. Pero ya llevan más de un año y medio gracias al Acuerdo de Apoyo Mutuo Logístico firmado entre Washington y Manila, a pesar de que esta presencia de tropas de EE UU viola la Constitución filipina. Ese es el principal efecto directo del 11 de Septiembre en Mindanao..
Los atentados terroristas en Davao han sido la perfecta excusa para que el alcalde la ciudad haya solicitado inmediatamente el desarrollo de ejercicios militares conjuntos EE UU-filipinos en la provincia. La consecuencia ha sido toda una serie de operaciones de busqueda y limpieza en las zonas de asentamiento y los barrios de la comunidad musulmana de Davao. La presencia de las tropas de EE UU solo sirve para agravar la crisis social..
-La descomposición de las estructuras tribales de los Lumads, de los clanes de los Moros y de las comunidades cristianas como consecuencia de la crisis social provocada por la globalización ha producido una militarización general. Las diferentes comunidades de los tres pueblos de Mindanao se han armado como autodefensa frente a la presión exterior en la lucha por la tierra y en defensa de sus formas de vida. Pero al mismo tiempo se ha producido un importante desarrollo de la cooperación social y de los movimientos sociales para buscar soluciones a los problemas comunitarios. Cómo funciona en la práctica esta mezcla explosiva y contradictoria de violencia y trabajo social?.
Una de las respuestas a la graves crisis social es la presencia de muchos grupos revolucionarios armados. Como el MILF de los Moros, el Ejercito Federal de los Pueblos Indigenas, el NPA del Partido Comunista u otros grupos armados de la izquierda revolucionaria. Pero la cultura de la violencia fue introducida por el gobierno nacional filipino con la militarización de Mindanao. Se han iniciado muchos procesos de paz, pero no han llegado a ningún lado porque el único objetivo del gobierno es la rendición y la entrega de las armas de los grupos armados sin solucionar las raices del conflicto. El gobierno nacional filipino tiene una visión muy limitada y jacobina de un solo pueblo, un solo gobierno, un solo ejercito. Eso no quiere decir que no haya grupos de fanáticos y bandidos. Los cristianos fundamentalistas, que son apoyados por el gobierno en Mindanao, han comenzado a organizar grupos para-militares de vigilantes contra la población musulmana. Y Abu Sayyaf actua de manera similar contra los cristianos..
La sociedad civil intenta intervenir en esta situación explosiva para abrir un proceso de paz realista y efectivo. La base de esta respuesta colectiva tiene que ser la organización para la lucha conjunta contra la pobreza y la violencia. Hemos impulsado un proceso de paz en el que esten implicados no solo los grupos armados y el ejercito filipino, sino tambien la sociedad civil y los movimientos sociales. Para que la negociación sea fructifera tiene que resolver los problemas de base dando satisfacción a las reivindicaciones de la sociedad civil, no solo a los problemas de desmovilización de los grupos armados. Hay miles de desplazados por los conflictos armados que deben estar directamente representados en estas negociaciones de paz. Sin resolver las reivindicaciones sobre la tierra de las tres comunidades de Mindanao, los Moro, los Lumads y los Colonos, no habra solución a la violencia armada..
Por eso tenemos una visión de diálogo intercomunitario que incluya a todas las comunidades. Sin que se cree una solidaridad entre ellas que les permita actuar juntas por sus derechos, el gobierno filipino manipulará la situación enfrentandolas sistemáticamente, como ha hecho hasta ahora..
-Cómo se traduce en terminos organizativos ese trabajo inter-comunitario? .
Hay que trabajar en el ámbito de resolución de micro y macro conflictos, entre clanes en la comunidad Mora, entre Moros y colonos cristianos. Lo importante es utilizar plenamente los mecanismos de resolución de conflictos de cada comunidad. Los Lumads tienen su propio sistema de justicia y de resolución de conflictos. Los Moros tienen sus consejos de ancianos de los clanes, que interpretan la ley islámica. Los colonos tambien tienen sus propios mecanismos autónomos. Hay que utilizarlos plenamente en el ámbito de micro-conflictos..
Hubo un caso muy interesante en una comunidad Moro. El miedo a la venganza por unos asesinatos paralizó la vida de la comunidad. Los niños no podían ir a la escuela ni las mujeres salir a trabajar. Intentamos mediar en el conflicto a traves de los ancianos del clan, garantizando que cualquiera que fuera su decisión entorno a la compensación económica por las vidas arrebatadas sería satisfecha. Muchas veces quieren como compensación armas, porque es su única forma de seguridad para proteger a la familia o el clan. O animales de trabajo. El dinero tambien puede ser una parte de esas compensaciones. Todo ello se combinó con un esfuerzo por introducir principios de agricultura sostenible a partir de comunidades de colonos cristianos más desarrollados en este aspecto..
-En cuanto a los macro-conflictos, la respuesta ha sido el desarrollo de un Movimiento por la Paz para impulsar unas negociaciones globales que pongan fin al conflicto armado en Mindanao. Cómo funciona ese Movimiento? Cuáles son sus objetivos? .
La Conferencia por la Paz en Mindanao comenzó a nivel comunitario, negociando los micro-conflictos que he descrito antes para dotarlo de una amplia base popular. Ello ha permitido que las tres comunidades hayan identificado los problemas comunes, como el problema de la tierra, la pobreza o el subdesarrollo. Hay tambien una cuestión de identidad. En Mindanao no todos se consideran filipinos. Los indigenas tienen su propia nacionalidad Lumad y los Moros tambien se consideran una nación específica, con su propia identidad cultural islámica y política. Su objetivo es ejercer el derecho de autodeterminación para sus comunidades como garantia de poder decidir sobre los problemas centrales que les afectan..
Pudimos reunir a representantes de las tres comunidades para hablar de las raices de los problemas y como transformar los conflictos en una fuerza para la paz. La primera conferencia recibió el nombre de Movimiento Popular por la Paz de Mindanao (MPPM). Se identificaron propuestas conjuntas de paz y la necesidad de un proceso democrático de discusión en cada comunidad. Se eligío una Comisión gestora y se organizó una caravana de la paz que viajó por todo Mindanao explicando los objetivos y los métodos del MPPM, rompiendo estereotipos y prejuicios xenófobos en las tres comunidades que, en muchos casos se han transmitidos de generación en generación. Tambien tenemos una campaña de Cultura por la Paz, insistiendo siempre que haya una participación de las tres comunidades en todo proceso de cooperación y diálogo. A veces es la primera vez que cristianos, lumads o moros se encuentran juntos bajo un mismo techo y se quedan asombrados cuando escuchan a los portavoces de las otras comunidades, a los que consideran primitivos o malvados..
El principal éxito hasta ahora del MPPM ha sido identificar en un proceso democrático desde la base los objetivos comunes para la paz. No solo se ha creado un vocabulario común, que antes no existia, sino que se han desarrollado programas de intercambios de experiencias de resolución de conflictos inter-comunitarios, por ejemplo entre distintas tribus de Lumads o clanes Moros. Los Tidurai, una de las tribus indigenas, ha reconstituido su sistema político, con un consejo tribal elegido democráticamente por los 300.000 miembros de la tribu en una gran reunión de representantes que aprobó una constitución y un sistema de resolución de conflictos. Ello les ha permitido cambiar sustancialmente su relación con la estructura local del gobierno filipino y comenzar a utilizar los mecanismos legales de representación política, eligiendo a un alcalde de los Tidurai en la zona donde son mayoría. Ahora reclaman la devolución de 22.000 hectareas de sus territorios ancestrales. Pero una parte de estas tierras estan fuera de su zona y en las provincias de mayoría musulmana, lo que es un desafio importante para el proceso de paz. Los Tidurai han comenzado un proceso de reforestación de sus tierras y desarrollo de una agricultura sostenible después de haber sufrido sin ninguna ayuda los efectos debastadores de El Niño que mató a familias enteras. Los Subanen, otra tribu indígena, que estan empezando un proceso similar, han organizado gracias al MPPM un programa de intercambio con los Tidurai para aprender de su experiencia política..
Intentamos combinar este proceso en el ámbito comunitario con una presencia nacional en las negociaciones para la paz en Mindanao en la que participan grupos armados y el ejercito, exigiendo representación directa de la sociedad civil de las tres comunidades, presentando proyectos de desarrollo social. Uno de los objetivos es lograr un referendum de autodeterminación para el pueblo Moro bajo supervisión internacional. Es un proyecto de cinco años del MPPM, desde la base con discusiones para identificar las distintas opciones políticas sobre las que se tendria que definir la población Moro en el referendum, federalismo, independencia, autonomia cultural....La actual autonomía es muy limitada y es evidente que no ha satisfecho las reivindicaciones del pueblo Moro..
También hemos invitado a los grupos armados revolucionarios a que presenten sus propuestas de paz y hemos iniciado un diálogo con sus dirigentes para que conozcan la opinión de la sociedad civil y respeten las decisiones de las comunidades. Aunque este proyecto de referendum para los Moro se desarrolla sobre todo en su comunidad, tambien participan Lumbads y cristianos para que comprendan la necesidad y las razones del referendum y romper el ciclo de contra-movilizaciones de cristianos contra Moros y Lumbads y viceversa.