VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak



 

Se intensifica la escalada de violencia en el norte del país

Argenpress

La explosión de una bomba cerca de la sede de la más importante organización sunita en Bagdad, causó hoy la muerte de dos personas y continuó el rosario de violencia que sufre Irak como consecuencia de la ocupación militar extranjera.

Medios de la prensa local informaron que otros cuatro ciudadanos perdieron la vida en diversos ataques.

Según esas fuentes, dos muertos y dos heridos fue el resultado del estallido de una carga, en los alrededores de la mezquita Um al Qura, donde tiene su sede del Comité de los Ulemas Musulmanes (sunitas).

Otras tres personas perdieron la vida como consecuencia de un ataque con morteros sobre un poblado cercano a la localidad Duluiya.

El cadáver de Raeda al Wazan, periodista de la televisora Al Irakiya secuestrada hace una semana en la norteña ciudad de Mosul, fue hallado según confirmaron hoy fuentes policiales.

Al Wazan murió baleada, informó el canal de televisión donde trabajaba, el cual es financiado por Estados Unidos.

La resistencia iraquí considera blanco de sus operaciones a las instituciones creadas por las fuerzas de ocupación y el personal que en ellas trabaja -sea nacional o extranjero- en el mismo plano se hallan quienes trabajan en empresas estadounidenses.

En respuesta a las acciones de los guerrilleros, las tropas invasoras desataron misiones de captura en el norte y el oeste de este país del Golfo Pérsico, en las cuales apresaron a un centenar de sospechosos de ser insurgentes.

Las redadas también se orientaron a la búsqueda y decomiso de armas, según notificó el gobierno interino del primer ministro Iyad Allawi.

Solamente en la localidad de Mosul, los ocupantes detuvieron a 35 supuestos guerrilleros.

Un oleoducto en la región septentrional iraquí permanece ardiendo este sábado, luego de un ataque guerrillero contra esa conductora que une a campos petroleros de la zona de Dibis con la ciudad de Kirkuk.

Según una fuente de la Compañía Petrolera del Norte, el ataque insurgente destrozó anoche (horario local) una instalación, la cual demorará cuatro días en repararse después que logren sofocar el incendio.

La resistencia a la ocupación considera blanco de primer nivel a la infraestructura petrolífera, por estimar que posibilita a ocupantes y colaboradores locales obtener beneficios por la explotación del crudo.