VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak


 

Irán en Iraq, una amenaza a la hegemonía de EEUU

Loles Oliván
IraqSolidaridad
www.iraqsolidaridad.org

"El ex primer ministro Iyad Alawi, que ha pretendido en las últimas elecciones recabar el voto laico de chiíes, kurdos y suníes no vinculados con la resistencia, puede acabar consolidándose como el candidato que EEUU favorezca para reforzar un nuevo frente político interno que frene la creciente hegemonía del confesionalismo chií dependiente de Irán, preocupación ya manifiesta en Washington. Quizá el anunciado retraso de dos semanas en la presentación pública de los resultados finales de los comicios del día 15 de diciembre vayan en la línea de ajustar la composición del nuevo parlamento en esta línea, limitando la actual predominancia de la candidatura confesional chií.
Las informaciones difundidas las semanas pasadas en prensa estadounidense e iraquí acerca del hallazgo por parte de fuerzas de la ocupación de diversos centros de detención secretos ubicados en diferentes lugares de Iraq, particularmente en la capital, y dirigidos por personal de las milicias Badr asociadas a Irán, así como por oficiales de los nuevos servicios secretos iraníes, han puesto al descubierto una red de instalaciones que, vinculadas a los ministerios de Interior y Defensa iraquíes, llevan a cabo la práctica sistemática de tortura y el asesinato de individuos supuestamente vinculados con la resistencia.
Sin perder de vista la oportunidad con que esta información -por otro lado ya reiteradamente denunciada por diversas organizaciones de derechos humanos iraquíes- ha sido desvelada ahora por los estamentos militares estadounidenses (tras el escándalo del uso en Faluya de fósforo blanco y pocos días antes de la celebración de las elecciones de diciembre), estos datos corroboran la real infiltración e influencia de Irán en el marco de la ocupación estadounidense de Iraq, poniendo de manifiesto la delicada coyuntura que para la Administración Bush supone haber permitido desde el comienzo de la invasión la penetración y actuación de las corrientes más reaccionarias de un exilio iraquí asociado a Irán , ahora aupado en posiciones políticas y de seguridad claves muy difíciles de revertir o controlar.
Esto no sólo disloca los planes estadounidenses para el futuro político de un Iraq tutelado por EEUU, sino que pone en jaque su propia hegemonía en el marco de la ocupación [1].
Ya en los días previos a las elecciones legislativas, dirigentes de las milicias Badr, el brazo armado del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq y organización dependientes de Irán -como señalan los textos que incluimos en IraqSolidaridad en un informe- amenazaron con hacer frente militarmente a los sectores supuestamente vinculados al Partido Baaz en caso de que ganasen puestos relevantes en las citadas elecciones [2]. Hadi al-Amiri, dirigente de Badr, advertía asimismo que su milicia está lista para movilizar a 200.000 hombres en el país si se produce un resultado que suponga el retorno significativo a la vida política de los baazistas [3]. En esta coyuntura, el pasado martes, 13 de diciembre era asesinado en Ramadi un candidato presentado como sunní pero asociado a sectores de la resistencia nacionalista árabe, Mizher al-Dulaimi.
Alawi, ¿de nuevo la opción de EEUU? El ex primer ministro Iyad Alawi -quien diera el visto bueno al asalto de noviembre a Faluya-, que ha pretendido en las últimas elecciones recabar el voto laico de chiíes, kurdos y sunníes no vinculados con la resistencia (en su candidatura se incluye el Partido Comunista Iraquí), puede acabar consolidándose como el candidato que EEUU favorezca para reforzar un nuevo frente político interno que frene la creciente hegemonía del confesionalismo chií dependiente de Irán, preocupación ya manifiesta en Washington.
Quizá el anunciado retraso de dos semanas en la presentación pública de los resultados finales de los comicios del día 15 de diciembre vayan en la línea de ajustar la composición del nuevo parlamento en esta línea, limitando la actual predominancia de la candidatura confesional chií.
Sin embargo, las primeras denuncias de fraude en los comicios del 15 de diciembre se concentran por lo pronto en la intervención de grupos armados, asociados a los nuevos cuerpos de seguridad y vinculados a las milicias chiíes [4].
A pesar de no compartir ni el estilo ni algunas de las valoraciones que establecen, los textos que presentamos a continuación aportan informaciones de interés al respecto de la penetración iraní en Iraq.
Notas IraqSolidaridad: 1. Véase en IraqSolidaridad: Raghida Dergham: Irán recibe Iraq como un 'regalo' de EEUU 2. Daily Star, 14 de diciembre, 2005.
3. Sobre listas electorales que, pese al desmentido del propio Partido Baaz, pudieran haber concurrido en las pasadas elecciones representando su interese, véase en IraqSolidaridad: 1.000 días de guerra. Elecciones bajo ocupación: Listas sectarias y fractura en el campo anti-ocupación 4. The Guardian, 19 de diciembre, 2005  

Fuente: lafogata.org