VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak



 

El número de prisioneros iraquíes alcanza los 10.500, según el Pentágono

Aumenta el número de prisioneros a medida que se incrementa la insurgencia contra los ocupantes

Matt Kelley
Iraqwar.ruIraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 7 de abril de 2005
Traducción para IraqSolidaridad de Beatriz Morales

"EEUU tiene 10.500 prisioneros en Iraq, más del doble de los que tenía en octubre. De ellos, un centenar son menores de 18 años. Hace cinco meses el Ejército informó tener 4.300 prisioneros en Iraq. El aumento del número de prisioneros se ha ido produciendo a medida que aumentaba la insurgencia en Iraq y a pesar de la transferencia formal de poderes a un gobierno provisional iraquí el pasado mes de junio."
Según fuentes militares, EEUU tiene 10.500 prisioneros en Iraq, más del doble de los que tenía en octubre. De ellos, un centenar son menores de 18 años, ha informado el teniente coronel del Ejército [estadounidense] Guy Rudisill, portavoz militar de operaciones de detención en Iraq. Hace cinco meses el Ejército informó tener 4.300 prisioneros en Iraq. El aumento del número de prisioneros se ha ido produciendo a medida que aumentaba la insurgencia en Iraq y a pesar de la transferencia formal de poderes a un gobierno provisional iraquí el pasado mes de junio.
El número de los prisioneros iraquíes retenidos por EEUU descendió el verano pasado tras el escándalo internacional provocado por los abusos en la prisión de Abu Ghraib, cercana a Bagdad. Desde entonces, han seguido saliendo a la luz casos de abusos. El pasado viernes [25 de marzo] el Ejército publicó documentos en los que se detallaban media docena casos de investigaciones acerca de abusos [contra prisioneros] en Afganistán e Iraq [1]. Estos informes militares afirman que los soldados desnudaron a los prisioneros y los dejaron volver a sus casas andando, que les dieron puñetazos y patadas -rompieron la mandíbula de uno de ellos- y que les obligaron a hacer ejercicios físicos hasta la extenuación. Un investigador [militar] concluyó que en diciembre de 2003 los prisioneros de la cárcel provisional cerca de Mosul fueron maltratados sistemáticamente y posiblemente torturados.
"Instalaciones transitorias"
El 23 de marzo se ha publicado un informe de un grupo en defensa de los derechos humanos en el que se afirmaba que el creciente número de detenidos aumentaba el riesgo de que éstos sean maltratados. El informe del grupo Human Rights First, cuya sede está en Nueva York, afirma que también está aumentando el secretismo en torno a los prisioneros y cita la negativa de los mandos militares [estadounidenses] a hablar, desde el mes de enero, del número de prisioneros que hay en Afganistán [2]. El Ejército estadounidense calculaba entonces que tenía unos 500 prisioneros en Afganistán.
"Estamos seriamente preocupados por la superpoblación de lo que el Pentágono ha llamado instalaciones transitorias [transient facilities] , esto es, campos de prisioneros", afirmó el martes [22 de marzo] la abogada de Human Rights First, Deborah Pearlstein:
"Estos son lugares en los que las condiciones son terribles, en los que de 2002 a 2004 se produjeron los perores abusos y donde no se permite el acceso al Comité Internacional de la Cruz Roja."
El teniente coronel Rudisill ha afirmado que unos 1.200 prisioneros iraquíes están en instalaciones transitorias provisionales en bases militares de vanguardia, y que otros 9.300 lo están en prisiones permanentes: la de Abu Ghraib, cerca de Bagdad; Camp Cropper, en el aeropuerto internacional de Bagdad; y Camp Bucca, al sur de Iraq [3].
En diciembre los mandos estadounidenses declararon tener unos 65 prisioneros menores de 16 años e incluso de edad inferior. El aproximadamente centenar de prisioneros menores de 18 años bajo custodia están ahora separados de los prisioneros adultos, afirmó Rudisill. En la trascripción de una entrevista hecha pública a principios de este mes a la ex directora estadounidense de Prisiones en Iraq, la general de brigada Janis Karpinski, describía que se había entrevistado con un chico encarcelado que afirmaba tener 11 años pero que más bien parecía tener 8. La general Karpinski afirmó que el niño estaba llorando por su madre, pero no dijo qué había ocurrido con él.