VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 
 

Tras la pérdida de tres helicópteros, el Pentágono reconoce la "innovación y la creatividad del enemigo"
La resistencia desarrolla nuevas técnicas de combate antiaéreo

iraqsolidaridad.org

EEUU ha perdido en 10 días tres helicópteros de combate. El Pentágono ha reconocido que dos de ellos han sido derribados por la resistencia iraquí: los abatidos el día 13 de enero, un Kiowa Warrior OH-58D, derribado en las cercanías de al-Sukar (Mosul), y el 16 de enero, un Apache AH-64, derribado en las proximidades de Taji, al norte de Bagdad. En cada uno de estos ataques murieron dos militares. Con anterioridad, el 7 de enero, se había estrellado un Black Hawk UH-60 cerca de Tal Afar, falleciendo ocho militares (14, según otras fuentes), de ellos seis oficiales. De este último incidente, el Pentágono no ha reconocido que haya sido derribado en un ataque.
Oficiales del Pentágono han señalado que al menos el último helicóptero abatido en Iraq lo fue por el impacto de un misil tierra-aire SA-7 de fabricación soviética, de los que se estima hay en el país centenares o millares de unidades, según las fuentes. Hasta el momento, la resistencia no había logrado utilizarlos con éxito. Los helicópteros Apache están diseñados teóricamente para poder eludir el impacto de este tipo de misiles. Según el general John Keane, Jefe de Estado Mayor en funciones, el derribo del lunes "[...] podría demostrar [que miembros de la resistencia] habrían seguido un programa de entrenamiento, y que ahora disponen de operadores cualificados, convirtiéndose en una mayor amenaza que antes" [1].

'Bombas caseras aéreas'

Al tiempo, el Pentágono ha reconocido que la resistencia está desarrollando lo que los militares estadounidenses han bautizado como "Bombas caseras aéreas", en referencia a los artefactos explosivos de fabricados artesanal (los IED, en su sigla en inglés) que la resistencia hace detonar al paso de vehículos militares y que es su arma más mortífera [2]. Estos nuevos artefactos, notoriamente sofisticados, son lanzados al aire y explosionados al paso de los helicópteros de las fuerzas de ocupación. La resistencia está fabricando estos proyectiles aéreos a partir de armamento antiaéreo del antiguo Ejército iraquí. El general Keane considera que estas nuevas bombas aéreas "[...] serían una nueva indicación de la innovación y la creatividad del enemigo" [3].
La existencia de esta nueva arma de la resistencia ha sido dada a conocer por Defense News esta semana. En declaraciones a esta revista militar estadounidense, el brigadier de aviación Edward Sinclair, señala: "El enemigo es adaptativo. [Los miembros de la resistencia] hacen cambios en su táctica de combate, respondiendo a las nuevas tácticas aéreas [estadounidenses]" [4].
Sinclair, que dirige la unidad estadounidense de tácticas contra-insurgentes de combate de helicópteros, no ha querido reconocer a Defense News si ya ha habido derribos de helicópteros o aviones con este nuevo tipo de armamento de la resistencia, pero ha explicado que las baterías desde las que son disparados estos proyectiles modificados se instalan en rutas áreas conocidas, siendo lanzados al paso de aparatos militares que se desplazan a baja cota. Cuando el aparato pasa cerca de la posición guerrillera, el proyectil es disparado y, a una determinada altura, los detonadores activan su carga, llenando el aire de centenares de esquirlas de metal, con un efecto devastador si alcanzan al aparato, sobre todo si es un helicóptero de blindaje limitado o una avioneta de las habitualmente utilizadas por los ocupantes.
La proliferación de ataques con estas nuevas armas preocupa al Pentágono por cuanto los ocupantes están procurando limitar al máximo los movimientos terrestres de tropas y materiales ante la efectividad de los ataques de la resistencia contra los convoyes militares, ataques en los que se combinan la detonación de bombas cada vez más sofisticadas (ahora ya detonadas por un sistema de rayos infrarrojos) con fuego cruzado de armas ligeras.

Nueva táctica de emboscadas

Precisamente, una nueva táctica similar estaría siendo desarrollada por la resistencia contra los helicópteros de asistencia sanitaria: tras la detonación de una bomba al paso de un convoy o una patrulla de las tropas de ocupación, cuando aterrizan los helicópteros de evacuación se hacen explotar nuevas bombas previamente colocados en puntos previsibles de aterrizaje de los aparatos.
Según Defense News, EEUU ya ha perdido "más de un aparato" con esta nueva táctica de ataque de la resistencia iraquí.

25 muertos en combate en enero

Hasta el día 17 de enero, EEUU reconoce haber perdido en combate este mes en Iraq 25 soldados; otros 17 han muertos por incidentes "no hostiles", incluidos los fallecidos en la caída del helicóptero Black Hawk UH-60 cerca de Tal Afar [5].

Notas:

1. ABC News, 17 de enero, 2006.
2. Véase en IraqSolidaridad: Amir Oren: El SOS de Estados Unidos a Israel - Secuencia de explosión de un 'IED' en Faluya y Carlos Varea: La resistencia perfecciona los IED, la más característica de sus armas
3. ABC News, 17 de enero, 2006.
4. Telegraph, 18 de enero, 2006.
5. Véase IraqSolidaridad: Noticias relacionadas con las tropas de ocupación en Iraq
www.iraqsolidaridad.org 

Fuente: lafogata.org