VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 

El número de ataques aéreos en Iraq se ha cuadruplicado  en los últimos meses

Carlos Varea
IraqSolidaridad

"El presidente Bush reiteraba este miércoles, 4 de enero lo ya avanzado días atrás por Rumsfeld: la intención de EEUU de disminuir, de aquí a marzo de 2006, "en varios miles" de soldados sus actuales 160.000 efectivos en Iraq hasta 137.000. Si la cifra resulta a todas luces ciertamente limitada, el anuncio anticipa una realidad sobre el terreno reiterada estos días de balance obligado de fin de año en los medios de comunicación estadounidenses y británicos: el cada vez más exiguo control real por parte de las tropas de ocupación de amplias zonas del territorio iraquí. Iraq está quedando parcheado en regiones bajo control armado de la resistencia (incluida la capital, Bagdad), de las milicias sectarias kurdas y chiíes (reorganizadas ahora como servicios secretos y policiales o como Guardia Nacional), o de nuevas redes mafiosas asociados a las nuevas autoridades iraquíes.
En 2005 han muerto en combate en Iraq 675 militares de EEUU, según datos oficiales del Pentágono, casi dos al día (1,84) [1]. El año se ha cerrado con el mantenimiento de tan alta tasa de caídos en acción: si bien el número de muertos estadounidenses en enfrentamientos con la resistencia este pasado mes de diciembre ha sido inferior al de los dos meses anteriores, la media diaria de muertos en combate de EEUU se ha mantenido en dos militares.
Octubre de 2005, con 77 soldados muertos en combate fue el mes más mortífero para EEUU del año y el tercero desde el inicio de la invasión de Iraq [2], un mes en el que se llegó a alcanzar una media de hasta seis soldados caídos en acción al día [3]. En noviembre el número de muertos por ataques de la resistencia descendió a 70 (además de 14 bajas mortales por "acciones no hostiles) y en diciembre a 57 (más 11 muertos por otras causas), una cifra similar a la de hace un año.
El descenso mensual de diciembre de bajas estadounidenses en combate se asocia con la tregua no declarada de algunos grupos de la resistencia durante la semana electoral de mediados de ese mes, que en algunas provincias de Iraq decidieron apoyar alguna candidatura o, pese a mostrarse contrarios a los comicios, garantizaron el derecho al voto de los iraquíes protegiendo los colegios electorales frente a los ocupantes y los cuerpos de seguridad iraquíes -dominados por milicias sectarias- o las amenazas de la red al-Qaeda en Iraq [4].
'WIA not RTD' Sin embargo, la actividad armada contra los ocupantes ha sido también muy intensa este mes, como lo confirman otros datos indirectos. Así, la media diaria de soldados estadounidenses heridos en combate en los días previos a la jornada de votaciones fue de 15,14 al día (en concreto, 106 entre el 8 y el 14 de diciembre), un notable incremento respecto a las semanas precedentes (entre 9,25 y 11 soldados heridos por día) [5].
Un dato dado a conocer avanzado ya el mes de diciembre señala que EEUU ha superado la cifra de 16.000 heridos en acción en Iraq, en concreto 16.061 entre el 19 de marzo de 2003 y el 19 de diciembre de 2005 [6]. De esta cifra, 7.068 son soldados clasificados como "WIA not RTD" (Wounded in Action not Returned to Duty), "Heridos en combate que no retornan al servicio", es decir, con secuelas graves, físicas o mentales, que les impiden reincorporarse a sus unidades, en la mayoría de los casos por minusvalías prolongadas o definitivas.
El Pentágono reconoce un incremento de este tipo de heridos graves, esencialmente causados por la detonación al paso de sus convoyes de las denominadas "bombas de fabricación casera" (IED, de su nombre en inglés), el arma más mortífera y habitual de la resistencia [7]. Estos datos confirmarían que pese a las medida de autoprotección (reducción de movimiento de tropas) y exploración de técnicas de detección y desactivación de este tipo de bombas (para lo que EEUU haría recurrido ya a Israel [8]), así como a la intensidad de las operaciones militares lanzadas contra ella desde el verano, la resistencia iraquí está siendo capaz de mantener un nivel ascendente -cualitativa y cuantitativamente [9]- de actividad armada contra los ocupantes, como ha tenido que reconocer el propio Kofi Annan en su último sobre Iraq presentado en diciembre ante el Consejo de Seguridad [10].
Esta primera semana de enero, el gobierno británico desestimaba como infundadas sus anteriores alegaciones de que la tecnología de las IED -y su permanente perfeccionamiento- fuera de origen iraní y no de artificieros del disuelto ejército iraquí [11]. Reino Unido ha reconocido la muerte de 10 de sus soldados desde mayo por la explosión de estos artefactos, ahora ya de activación por rayos infrarrojos.
Perdiendo el control El presidente Bush reiteraba este miércoles, 4 de enero lo ya avanzado días atrás por Rumsfeld [13]: la intención de EEUU de disminuir, de aquí a marzo de 2006, "en varios miles" de soldados sus actuales 160.000 efectivos en Iraq hasta 137.000. Si la cifra resulta a todas luces ciertamente limitada, el anuncio anticipa una realidad sobre el terreno reiterada estos días de balance obligado de fin de año en los medios de comunicación estadounidenses y británicos: el cada vez más exiguo control real por parte de las tropas de ocupación de amplias zonas del territorio iraquí. Iraq está quedando parcheado en regiones bajo control armado de la resistencia (incluida la capital, Bagdad [14]), de las milicias sectarias kurdas y chiíes (reorganizadas ahora como servicios secretos y policiales o como Guardia Nacional), o de nuevas redes mafiosas asociados a las nuevas autoridades iraquíes.
EEUU habría llegado a negociar en estos meses la cesión de áreas centrales del país a la misma resistencia a través de negociaciones directas con representantes civiles y religiosos locales [15], mientras comienza a reconocer que las corrientes confesionales chiíes asociadas a Irán, ahora hegemónicas en las nuevas instituciones y en sus cuerpos de seguridad, son ya un reto real al control de amplias zonas del país, particularmente en el centro-sur y sur de Iraq [16]. Ciertamente EEUU prosigue con sus operaciones de "tierra quemada" al oeste, sur y norte (Samarra, cercada ahora por un muro de varios metros de altura) de Bagdad, pero son más incursiones de castigo que de recuperación efectiva del control territorial.
A fin de limitar el número de bajas en combate y asociado a esa pretensión de reducir su presencia en Iraq cediendo el control a la Guardia Nacional iraquí, el Pentágono está incremento el recurso a bombardeos aéreos y con misiles, particularmente en la provincia occidental de al-Anbar, mientras atrinchera el máximo tiempo posible a sus tropas en 100 bases distribuidas por todo el país.
El Pentágono reconoce "centenares de misiones" en las que está empleando el nuevo avión Predator y los habituales F-16 y F-15 de la Fuerza Aérea (principalmente con base en Balad, al norte de Bagdad), y los F-16 de los navíos de la Armada situados en el Golfo -además de sus misiles- y de la base del Cuerpo de Marines de al-Asad, en al-Anbar [17]. El número de ataques aéreos en Iraq se ha cuadruplicado en los últimos meses, pasando de 35 al mes durante el verano a 150 en diciembre, de nuevo según datos oficiales estadounidenses [18]. En algunos de estos ataques se habría ya usado, en apoyo a operaciones de combate terrestre, la nueva bomba de 500 toneladas guiada por láser GBU-38.
El resultado de este táctica es bien conocido: el incremento de muertos civiles, debidamente presentados por el Pentágono como insurgentes. El último ejemplo -que en esta ocasión sí ha podido ser cubierto informativamente- es la muerte de 14 miembros de una misma familia en un bombardeo contra Baji en la noche del lunes, 2 de enero. Baji está situada a 250 kilómetros al norte de la capital.
Notas: 1. Fuente: Iraq Coalition Casualties Count.
2. Abril de 2004, con 126 muertos en combate, y noviembre del mismo año (asalto a Faluya), con 125.
3. Véase en IraqSolidaridad: Carlos Varea: Una resistencia imbatible. Los planes de EEUU y Reino Unido de salida escalonada de Iraq, el primer paso hacia el reconocimiento de su derrota 4. Véase en IraqSolidaridad: 1.000 días de guerra. Elecciones bajo ocupación: Listas sectarias y fractura en el campo anti-ocupación 5. Martin Sieff, "16.000 Americans wounded in Iraq", Security & Terrorism, 20 de diciembre, 2005.
6. Ídem.
7. Véase en IraqSolidaridad: Carlos Varea: La resistencia perfecciona los IED, la más característica de sus armas 8. Véase en IraqSolidaridad: Amir Oren: El SOS de Estados Unidos a Israel - Secuencia de explosión de un 'IED' en Faluya 9. Las autoridades iraquíes han reconocido recientemente que el año 2005 se ha cerrado con más de 700 acciones armadas por semana.
10. Times, 2 de enero, 2006.
11. Disponible en inglés en la web de Naciones Unidas, Documento S/2005/766 de 7 de diciembre de 2005.
12. AP, diciembre de 24, 2005.
13. Star Tribune, 20 de diciembre, 2005.
14. En esto, como recordaba estos días un periodista británico, Iraq tampoco se parece a Vietnam, donde los estadounidenses podías pasear tranquilamente por Saigón (Simon Jenkins en Times, "Leave the field now. The Iraqi endgame is about to begin", 1 de enero, 2006).
15. Paul Martin, "Washington seeks partial truce with Iraqi insurgents", The Washington Times, 21 de diciembre, 2005.
16. Ver en IraqSolidaridad el informe "Irán en Iraq": Loles Oliván: Irán en Iraq, una amenaza a la hegemonía de EEUU 17. Ver en IraqSolidaridad: Crónicas de Iraq. Operación "Telón de Acero": El verdadero rostro de la ocupación. EEUU usa de nuevo fósforo blanco en el-Anbar y ataca por segunda vez el Hospital General de al-Qaim y crónicas anteriores.
18. UPI, 1 de enero, 2006.  

Fuente: lafogata.org