VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 

Preguntas y respuestas sobre la guerra de Irak

Noam Chomsky, Edward Herman y Anthony DiMaggio
Znet
en español

1. Sobre la reconstrucción
Anthony DiMaggio: Se ha reconocido ampliamente en la prensa convencional que la "reconstrucción humanitaria" de Irak es un fracaso. No obstante, es interesante observar las razones que se dan al respecto: la resistencia obstaculiza la reconstrucción, no había una previsión perfecta por parte de la Administración Bush sobre el plan del proceso de coordinación de la reconstrucción, los excesivos "cambios rápidos de personal" de los estadounidenses involucrados en la reconstrucción, el dinero estadounidense ha ido "necesariamente" a la "pacificación" en vez de a la reconstrucción, etc. Lo que se omite sistemáticamente es cualquier responsabilidad real de la Administración Bush por no haber dado prioridad alta a la reconstrucción humanitaria.
Chomsky: Las excusas también pasan por alto el hecho de que la insurgencia nació de la brutalidad de la invasión y la ocupación (que es, de hecho, uno de los fracasos más asombrosos de la historia del ejército). Los nazis tuvieron menos problemas en la Europa ocupada, y los rusos tuvieron menos dificultad para mantener sus satélites durante décadas. Es difícil pensar en algo análogo. Pocos meses después de la invasión, me reuní con un médico de larga experiencia en una de las principales organizaciones de ayuda, que había ejercido en algunas de las peores partes del mundo. Acababa de regresar de Bagdad, donde estaba intentando reestablecer los servicios médicos, pero no podía hacerlo por la incompetencia del CPA (Coalition Provisional Authority, Autoridad Provisional de la Coalición). Me dijo que nunca había visto tal cóctel de "arrogancia, ignorancia e incompetencia", refiriéndose a los civiles del Pentágono que estaban a cargo. De hecho, era monumental. Ni siquiera pudieron defender los sitios de WMD (armas de destrucción masiva)que estaban bajo supervisión de la ONU, así que fueron sistemáticamente saqueados, de tal forma que cayó en manos de alguien (probablamente yihadís) un equipamiento de alta precisión apto para producir misiles y armas nucleares, peligrosas bio-toxinas, etc. que EE.UU., el Reino Unido y otros habían proporcionado a Saddam. La ironía es casi indescriptible.
Otro hecho que se pasa por alto, aunque por fin está comenzando a filtrarse, es la inmensa corrupción de la CPA, comparada con lo cual todo lo atribuido a la ONU empalidece por su insignificancia. No se ha escatimado a la hora de ofrecer mucha información, pero en lo referente a esto, sólo se ha informado de una pequeñísima parte.
Se puede seguir. Pero el punto más importante y crucial que se pasa por alto es el juicio de Nuremberg, que declara que la agresión es "el crimen internacional supremo, que sólo difiere de otros crímenes de guerra en que contiene acumulado en sí lo malo de todos juntos". Todo lo "malo acumulado". También se pasan por alto las severas palabras del Jefe del Consejo de Justicia de EE.UU., Jackson: "Si algunos actos de violación de los tratados son crímenes, son crímenes tanto si los comete Estados Unidos como si los comete Alemania, y no estamos preparados para dejar de lado una norma de conducta criminal contra otros que no nos gustaría que se invocara contra nosotros... No debemos olvidar que los antecedentes por los que juzguemos a estos acusados serán los antecedentes con el que la historia nos juzgará mañana. Dar a estos acusados un cáliz envenenado es ponerlo igualmente en nuestros propios labios". Aunque al menos se reconoce esto, cualquier otra discusión se queda en simples notas al pie, y vergonzosas.
Herman: La especialidad de EE.UU. es la destrucción, no la reconstrucción, de acuerdo con la primacía que la elite de EE.UU. lleva mucho tiempo dando a los métodos militares y al uso de la fuerza a la hora de enfrentarse a Estados elegidos. Les salvamos destruyéndoles, y luego pasamos al siguiente proyecto creativo. Así es como funciona incluso cuando tenemos éxito al colocar en el poder un régimen cliente favorable, como en Nicaragua después de la expulsión de los sandanistas o en Afganistán tras la eliminación y dispersión de los talibanes. Ha habido declaraciones explícitas de líderes relativas a que la "construcción de naciones" no es nuestra ocupación: estamos especializados en desmontar, no en construir.
En Irak ha habido mucha construcción, pero no mucha reconstrucción. Lo que se ha construido son enormes bases e instalaciones militares de EE.UU., arreglos de las instalaciones para la extracción de petróleo, y muros de protección dentro y alrededor de la Zona Verde, que es esencialmente una fortaleza ocupada dentro de Bagdad. No se ha hecho mucho en beneficio de los iraquíes. Hay dos incentivos para la reconstrucción de Irak: una es servir a las compañías estadounidenses, obviamente sobre todo compañías donantes como Halliburton y Bechtel, interesadas en estos negocios realizados en especial bajo condiciones donde es relativamente fácil saquear, dadas las difíciles condiciones y la confusión fiscal. Hay también un aliciente a la reconstrucción destinada a ayudar a vender el gobierno cliente al pueblo iraquí. El primer incentivo ha sido efectivo, ya que las compañías donantes han obtenido montones de negocios con sobreprecios, pero la mayoría de su trabajo se ha hecho en la base, en la industria del petróleo y en la construcción de la Zona Verde, no en una reconstrucción útil para los iraquíes. El segundo incentivo pudo haber tenido algo de fuerza si no fuera por las dificultades extremas de trabajar en el medio tan peligroso del Irak ocupado, además del hecho de que las prioridades de Bush y el inesperado alto coste de la ocupación han hecho que esta forma de ayuda al gobierno cliente resulte demasiado cara. Así que la ayuda al gobierno cliente se ha reducido a la especialidad de EE.UU.: la pacificación por medio de la violencia.
2. Sobre la guerra civil en Irak
Anthony DiMaggio: Un argumento corriente contra el freno de la escalada de violencia y la retirada es que Irak podría caer en una guerra civil. ¿Debería la opinión pública estadounidense tomar en serio este argumento? Muchos argumentan que EE.UU. ya está promoviendo la guerra civil en Irak al formar a las fuerzas de seguridad iraquíes para luchar contra otros iraquíes (la resistencia). Además, otros han apuntado que la ocupación estadounidense difícilmente va a cambiar la dinámica de la larga división sectárea y cultural de varios grupos iraquíes (shiítas, kurdos, sunníes); de hecho podría empeorarla exacerbando las relaciones entre los insurgentes/resistencia sunní y los shiítas y los kurdos. ¿Es legítima la argumentación de que EE.UU. debería prevenir una guerra civil?
Chomsky: Los agresores no tienen derechos, sólo responsabilidades. Una es realizar reparaciones masivas (no dar ayudas). La otra es retirarse inmediatamente, a menos que haya gran evidencia de que la población quiere que se queden. Decir que escasea la evidencia en contrario es quedarse corto. La encuesta más reciente (agosto de 2005), llevada a cabo por el Ministerio de Defensa británico y filtrada a la prensa británica de derechas, revela que más del 80% de la población quiere que se vayan las fuerzas de EE.UU. y el Reino Unido, que el 1% piensa que aumentan la seguridad, y que el 45% aprueban los ataques a las fuerzas de EE.UU. y el Reino Unido. Si esto implica a todos los iraquíes, como se informó, significa que la oposición a los ocupantes debe ser mucho mayor en el Irak árabe, donde de hecho están desplegados y actuando. No es tan sorprendente a la luz de las primeras informaciones que se han publicado.
Herman: La guerra de Bush ha puesto en marcha una guerra civil como parte letal del desarrollo de la estrategia de ocupación. El carácter de la ocupación, con su uso letal de la fuerza armada y el severo trato a la población, ha engrandecido y consolidado continuamente una resistencia. Habiendo fracasado en el intento de instalar un gobierno títere con formalidades democráticas, los gerentes de la guerra de Bush optaron por una alianza tácita con los shiítas y los kurdos, a los que se daría un poder simbólico y posiblemente una pizca de poder real en un proceso electoral, pero dejando intactos muchos de los acuerdos legales y de poder de la ocupación y quedándose Estados Unidos para proteger a los nuevos cuasi-soberanos de la insurgencia sunní. Esto provocó e institucionalizó una guerra civil, manteniendo la ocupación como el brazo militar de uno de los bandos. De esta manera, la idea de que Estados Unidos debería quedarse para prevenir una guerra civil es risible: EE.UU. produjo la resistencia y después siguió con una alianza tácita con los shiítas y los kurdos para luchar contra los sunnís en nombre de aquellos dos grupos, mientras intentaba formarlos y armarlos para poder pacificar a los sunníes; o sea mantener una guerra civil con la asistencia directa y la participación de un ejército extranjero.
3. Sobre la retirada de EE.UU.
Anthony DiMaggio: La mayoría de los estadounidenses parece que consideran que la retirada se llevará a cabo el año que viene, o algo así. ¿Creen que la ONU o la Liga Árabe van a jugar un papel serio a la hora de asegurar que a la ocupación estadounidense no la siga un vacío en el poder, en caso de que EE.UU. decida marcharse? En otras palabras, ¿son necesarias estas dos organizaciones para promover la seguridad en Irak? Las encuestas han revelado que el pueblo de Irak prefiere que las fuerzas de seguridad iraquíes asuman el mando para estabilizar y vigilar el país, antes que EE.UU. o cualquier otra potencia. ¿Esto es realista? ¿El introducir fuerzas de la Liga Árabe no sometería a Irak a presiones políticas exteriores de los regímenes vecinos? Y ¿realmente tiene credibilidad la ONU tras casi 15 años de sanciones mortales?
Chomsky: En la propaganda occidental se llama a las sanciones mortales "sanciones de la ONU", lo que es técnicamente correcto, pero es también una evasión cobarde. Siempre ha sido del todo obvio que fueron iniciadas y conducidas a iniciativa de la ONU, con la "lanza mensajera de la Pax Americana" (tal como Blair lo describió en el principal periódico británico de asuntos internacionales) acompañándolas cortésmente. Y el rastro del carácter cruel y salvaje de las sanciones (así como el del envío ilegal de petróleo) conduce directa y abrumadoramente a Washington. En abril de 2003, una enorme mayoría de estadounidenses opinaba que la ONU, y no EE.UU., debería responsabilizarse de Irak (que es más o menos la posición que los votantes españoles aprobaron un año antes, pero en EE.UU., la democracia se ha deteriorado hasta el punto de que la opinión pública tiene poca influencia en política, en muchos asuntos). La discusión, en todo caso, es vana. Son los iraquíes quienes han de tomar esas decisiones. Los invasores pueden tener todos los juicios subjetivos y desinformados que deseen, pero son sólo de interés marginal, sean los invasores que sean.
Herman: Si EE.UU. se retirara sería un gran incentivo para que los tres grupos subnacionales llegaran a algún tipo de acuerdo, sin ninguna asistencia exterior. La retirada de EE.UU. excluiría en gran parte toda base lógica para una insurgencia, de tal forma que sería posible un acuerdo. La garantía de una retirada concreta y próxima de EE.UU. probablemente daría lugar a serias tentativas de los pueblos originarios por reconciliarse y finalizar con una lucha que es tan costosa desde todos los puntos de vista, sobre todo para los sunníes y los shiítas.
Otros estados árabes realizaron un útil servicio de mediación en el Líbano en los últimos años, así que la utilidad de este servicio no es improbable. La ONU está muy desacreditada y no desempeña un papel útil aquí. Pero la posibilidad de un acuerdo alcanzado por los pueblos originarios en ausencia del ocupador-agresor extranjero, no debería pasarse por alto. Estados Unidos ha destrozado el país y continúa destrozándolo más con sus operaciones de pacificación, así que acabar con estas operaciones sería un punto a favor. No es probable que la situación fuera igual de mala o peor si los Estados Unidos y su "coalición de sobornados" se fuera de Irak, y es muy probable que fuera mucho mejor. Seguro que los iraquíes desean que se les dé esa oportunidad de liberarse de una agresión-ocupación, tras haber pasado largos años de falta de libertad con Saddam Hussein.
Estados Unidos no sólo debería irse rápido, debería imponérsele o avergonzarle con el castigo de pagar enormes sumas a un Irak libre para compensarlo por el gran daño que sufrió a causa de la perpetración del "crimen supremo" y la ocupación homicida.
Anthony DiMaggio enseña "Política en el Medio Oriente y del Gobierno Estadounidense" en la Universidad Estatal de Illinois. Es el editor principal de The Indy, un periódico independiente con sede en las afueras de Illinois.

Título original:
Q/A on the Iraq War
Autor: Noam Chomsky, Edward Herman y Anthony DiMaggio
Origen: Znet Iraq; Martes 29 de Noviembre, 2005
Traducido por Genoveva Santiago y revisado por Lucio Salas Oroño 

Fuente: lafogata.org