VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 

Ingenio versus tecnología en Iraq

Joel Michel Varona
(PL)                                

El ingenio de una resistencia que mantiene en jaque desde hace casi tres años a las fuerzas de ocupación estadounidenses en Irak, obligó a los estrategas del Pentágono a modernizar su ya sofisticada tecnología bélica, tras el fracaso del afamado y emblemático vehículo Humvee.

La insurgencia, blanco de continuas operaciones de gran envergadura por parte de los agresores, no ha dejado un día de atacar las patrullas norteamericanas, sus bases militares y hasta sus helicópteros de combate, pero su mérito actual es la cadena de Humvee destruidos con diferentes tácticas.
Para limpiar la reputación del "invencible", los ingenieros militares, casi a la carrera, diseñaron el MUV-R, una versión ultramoderna del clásico Jeep.
El MUV-R (Mine-protected Utility Vehicle / Rapid Deployable ) es  un vehículo acorazado con la misma velocidad, trepada y capacidades todo terreno que el Humvee.
Con un peso de entre 10 y 12 toneladas, el MURV-R  está diseñado para cumplir con esos requisitos así como para ofrecer protección contra minas y explosiones .
Además, incorpora un sistema de armamento en el techo, que es manejado por control remoto por un tripulante que va sentado en el asiento delantero derecho.
Dicho modelo reemplazará al Abejorro, como también es conocido el Humvee, por el zumbido de su motor.
Su producción estará supervisada por la compañía AM General, que lo fabricará con ruedas de casi 1,5 metros de diámetro y una carrocería de grueso blindaje.
Según los ingenieros del Ejército, el prototipo del MUV-R es un vehículo utilitario para despliegue rápido y protegido contra minas.
La introducción de este transporte militar, tras casi tres años de guerra en ese país del Golfo Pérsico, responde a la gran preocupación del Pentágono de proteger a sus efectivos en la situación real de combate, marcada por la lucha urbana.
En ese contexto, Estados Unidos perdió en Irak más 2.240 efectivos en casi tres años de guerra, la mayoría abatidos por la insurgencia que opera en ciudades como Tikrit, Kirkuk, Al Habbaniya, Al Hilla, y en otras villas, principalmente donde predominan seguidores de la rama sunita.
El MUV-R es un intento de los ocupantes de ganar en movilidad y seguridad, algo que no logró del todo su antecesor, que sustituyó al Jeep en 1985 como vehículo utilitario regular del ejército estadounidense.
Actualmente, el Pentágono dispone de unos 140.000 ejemplares, con más de 19.000 en ese país del Golfo Pérsico.
El Humvee, conocido también en términos técnicos como Vehículo Rodado Multiuso de Alta Movilidad, se convirtió en un medio extremadamente vulnerable, pues los rebeldes saben como destruirlo y ya sus tripulantes temen viajar en él.
De esa forma opina John Gresham, analista militar y coautor junto a Tom Clancy, del libro Special Forces.
Los temerosos soldados han improvisado unas rejillas protectoras y chapas de hierro para los vehículos, pero tales innovaciones agregan más peso y limitan la fuerza del motor.
En marzo de 2003, cuando se inicia la agresión anglonorteamericana a Irak, solamente los Humvee que fueron fabricados después de 1996 contaban con el blindaje reforzado, al igual que la serie M1114, el cual fue concebido con casi una tonelada más de placas de acero.
El resto de ellos, fabricados en la década del 80, no ofrecían la protección adecuada para los soldados, y aunque Washington envió materiales suplementarios para reforzarlos, creció el descontento entre las tropas, las cuales tenían que patrullar día y noche las peligrosas calles iraquíes.
A despecho, de estar equipados con un ultrasofisticado sistema de mísiles antiaéreos Avenger, los Abejorros arden en las arenosas callejuelas hasta calcinarse su leyenda, tejida por los norteamericanos desde 1991, cuando los mostraban en los medios como los bólidos del desierto de Kuwait.
Los Humvee poseen un motor diesel V-8 de 6,5 litros, neumáticos de 37 pulgadas y son capaces de resistir la explosión de una mina de seis kilogramos en su parte delantera y de dos kilogramos en la trasera, aseguran los expertos militares.
Sin embargo, esos datos táctico-técnicos sirvieron de bien poco en el actual escenario de combate, pues numerosas veces volaron por el aire por la explosión de obuses de 155 milímetros, enterrados en el borde o directamente en las carreteras.
El RPG es otro enemigo mortal del Humvee en esa guerra urbana en la que prevalecen las emboscadas, y aunque mucho lo consideran un armamento rústico, es muy seguro y temido por los invasores, que reportaron hasta el momento más de 16.420 heridos.
Los abejorros también son despanzurrados con bombas fabricadas con las mismas ojivas de misiles norteamericanos que no estallaron durante los bombardeos aéreos contra la población iraquí en la agresión desatada el 20 de marzo de 2003.
El efecto de esos ingenios, cargados de explosivos C-4, es letal para el Humvee, con un mínimo de riesgo y gasto para los insurgentes, quienes demuestran diariamente amplia capacidad táctica en la acción guerrillera urbana.
Teniendo en cuenta las tácticas de la resistencia, el Departamento estadounidense de Defensa tuvo que aumentar la producción para alcanzar actualmente los 450 vehículos al mes.
Al principio de la invasión, iniciada sin la autorización de Naciones Unidas y el repudio de la comunidad internacional, solo se fabricaban 20 mensuales.
Para nadie es un secreto las dificultades que enfrentan los rebeldes en una guerra contra un fuerte enemigo, pero la tenacidad se impone ante la superioridad y el poder de fuego del invasor.
Mientras transcurre el tiempo en Irak, donde se calculan en un centenar las acciones de la resistencia cada día, sólo resta esperar que le deparará el futuro al vehículo MUV-R, que -según analistas- se perfila como otro blanco perfecto. 

Fuente: lafogata.org