VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 

¡El fantasma está de regreso!

Su presencia es el símbolo de todos los horrores de estos años.

No tiene rostro, como tampoco lo tienen los miles de afganos aniquilados por las bombas termobáricas Daisy Cutters, las más mortíferas después de la bomba atómica, que se utilizan para arrasar selvas, montañas y personas de un solo estallido, sin dejar huella.

No tiene rostro, como tampoco lo tienen los prisioneros de Guantánamo ni los iraquíes que los contratistas utilizan para practicar el tiro al blanco.

Es una presencia encapuchada, suprimida, pero llena de vitalidad. Como la de cada uno de nosotros, que tenemos la suerte de pertenecer al país adecuado, que no estamos en la cárcel, pero que disponemos de nuestros pequeños blogs y sitios web para dar testimonio entre el flujo inmenso de dinero y palabras.

 

Esta presencia sin rostro es Haj Ali, el fantasma de Abu Ghraib, el hombre que fue torturado y fotografiado en una siniestra parodia de la Estatua de la Libertad. Alcalde de un pueblo iraquí, granjero e imán de una mezquita, sin relación alguna con la Resistencia, fue capturado por los invasores el 30 de octubre de 2003 y torturado durante meses antes de que lo liberasen a principios de 2004. Hoy se ocupa en Amman (Jordania) de la Asociación de Víctimas de las Prisiones de la Ocupación Usamericana.

Hace unos meses tratamos de obtenerle una visa para que viniese a Europa a contarnos su calvario. Al cabo de unos días de hacerle ir y venir, el consulado italiano le denegó una visa bajo el pretexto de que en calidad de ciudadano iraquí debería haberla solicitado en Bagdad.

Lo intentamos entonces en otro país europeo que no podía poner la misma excusa: uno de los canales más importantes de televisión en alemán lo invitó a Austria para una entrevista. Austria tiene delegación consular en Amman, no en Bagdad.

También Austria, a pesar de sus alegaciones de neutralidad, le negó la visa.

Es obvio que estamos ante una prohibición internacional para impedir su presencia en Europa. Una prohibición únicamente motivada por la voluntad de ocultarnos a todos una presencia inquietante como la suya. Se trata de una clara renuncia a la soberanía por parte de todos los países de Europa ante la presión de USA (hace unos meses, 44 congresistas usamericanos se dirigieron por escrito a la embajada italiana en Washington para hacerle una "proposición imposible de rechazar": le pidieron al gobierno de Italia que no concediese visas de entrada en Europa a los miembros de la oposición iraquí).

Por eso ahora invitamos a webs y blogs a insertar el titular de la campaña que hemos iniciado para que se le permita a Haj Ali que recorra Europa y nos hable en persona.

Todos estamos implicados en esta guerra y por eso todos tenemos derecho a saber más sobre ella.

Fuente: lafogata.org