VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
No a la invasión Yanki en Irak

 

Aumento de las tensiones étnicas en Kirkuk
Grupos étnicos y religiosos de la ciudad advierten del  creciente sectarismo

Samah Samad*
Institute for War & Peace Reporting, Kirkuk,
IraqSolidaridad
Traducción del inglés para IraqSolidarida de Beatriz Morales

"Pero los observadores locales no son tan optimistas. 'No hay coexistencia pacífica ente los grupos étnicos como sostienen los políticos y los medios de comunicación', afirma Muhamad al-Jabar, un sociólogo: 'A medida que han ido llegando al poder diferentes gobiernos [tras la caída del anterior régimen] y han ido aplicando diferentes políticas se ha ido creando la desconfianza entre los diferentes grupos y las tensiones están aumentando'.
Pacacaidistas de EEUU junto con milicianos colaboracionistas kurdos en Kirkuk                        

Marua Asad, una turcomana residente en Kirkuk, está desconsolada. Había planeado casarse con un kurdo de la ciudad, pero su familia rompió el compromiso después de que otros kurdo robara el coche a su hermano a punta de pistola. Marua cree que las crecientes tensiones entre los diferentes grupos étnicos y religiosos en Kirkuk han contribuido a su ruptura. Como muchas otras personas entrevistadas en esta ciudad de diversidad étnica y religiosa, Marua Asad afirma que la atmósfera se ha deteriorado desde que el régimen de Sadam Husein fue derrocado en abril de 2003.
A veces se ha considerado la provincia de Kirkuk -en la que viven aproximadamente un millón de kurdos, turcomanos, árabes, asirios, caldeos y armenios- un Iraq en pequeño, como un crisol iraquí; pero también hay quien cree que la zona, en particular la ciudad de Kirkuk, es un barril de pólvora a punto de estallar [1].

Empeoramiento de la situación   

   Según mantienen los dirigentes y residentes locales, desde que Iraq dejó de ser una dictadura monopartidista bajo el régimen baazista de Sadam Husein la situación ha empeorado. Los partidos políticos de Kirkuk -la mayoría de los cuales representan a grupos étnicos o religiosos- están luchando por el control de la ciudad y de los alrededores.
Aunque no hay estadísticas fiables sobre la composición étnica y religiosa de la provincia, se estima que los kurdos son el grupo étnico mayoritario. De hecho, las listas kurdas obtuvieron cinco de los nuevos escaños de Kirkuk en las pasadas elecciones de diciembre, y tienen la mayoría de los escaños del Consejo Provincial. Sadam Husein había tratado de hacer disminuir la predominancia kurda de la zona desplazando a gran parte de los kurdos de la ciudad de Kirkuk y sustituyéndolos por árabes pobres procedentes del sur del país. Pero ahora los kurdos están luchando para volver a situar Kirkuk bajo su control político.
Esto no es bien aceptado entre las otras comunidades que controlan efectivamente algunos barrios, adornados unos y otros con banderas y pancartas con lemas que suelen resultar conflictivos. "Se pueden ver muchas consignas provocativas como Larga vida a los turcomanos, Larga vida a Mam Jalal [referencia al presidente de Iraq y dirigente de la Unión Patriótica de Kurdistán Yalal Talaban]; o Kirkuk es parte integrante del Kurdistán", afirma Omar Muhamad, un residente árabe de 29 años. Muhamad señala que el problema empeoró durante las elecciones parlamentarias y que los partidos políticos han fomentado el sectarismo.
El 29 de enero estallaron barios coches bomba cerca de unas iglesias de Kirkuk y una persona resultó muerta. Silvana Buya Nassir, una asiria caldea, afirma que antes de que estallaran las bombas los cristianos ya estaban preocupados por la seguridad. "Las ceremonias religiosas se solían celebrar de noche, pero debido al deterioro de la seguridad y a la violencia contra nuestro grupo ahora tenemos que hacerlas de día", señala. "La tensión ha obligado a muchas familias a emigrar y a buscar asilo en países europeos para escapar de esta terrible situación".
Ali Mahdi, vicepresidente del partido turcomano Iliy acusa a los partidos kurdos de fomentar la división al trabajar únicamente por sus propios intereses y pedir que la ciudad vuelva a estar bajo control kurdo. "Están siguiendo las mismas pautas del régimen anterior para crear odio y diferencias con el pueblo kurdo, hasta el punto de que ello ha afectado a las relaciones cotidianas entre la gente", afirma: "Son responsables de plantar las semillas de la segregación en Kirkuk".
Pero también los propios kurdos son cada vez más víctimas de agresiones. Waled Ali, un kurdo de 30 años de Hawija, al sur de la provincia de Kirkuk, se trasladó a las afueras de la capital de [la provincia] después de que varios kurdos fueran asesinados por militantes árabes, a pesar de que los árabes de la localidad insistieran en que los asesinos no tenían relación con su comunidad. "Viví en Hawija durante 30 años, pero después de la caída del régimen se nos ve de otra manera. Acusan a los kurdos de haber ayudado a los estadounidenses a derrocar a Sadam", afirma Ali.
Del mismo modo que se acusa a algunos kurdos de ayudar a los estadounidenses, ahora se equipara a los árabes con los baazistas. "Se nos hace responsables de los que hicieron Sadam y su régimen, como si todos los árabes hubieran participado en aquellos actos", afirma Sami al-Nemi, un árabe de 32 años.

Sectarismo                        

Los dirigentes kurdos de la zona insisten en que ellos no están detrás de estas tensiones. "Nosotros no hacemos diferencias entre grupos étnicos", afirma Nasrín Jaled, un kurdo miembro del Consejo Provisional Kurdo. "Trabajamos por los intereses de todo el pueblo de Kirkuk", añade. Jalid insiste en que los lazos entre los diferentes grupos son mucho más fuertes de lo que lo eran antes. "Contrariamente a lo que afirman algunas facciones y canales [de televisión] de que va a estallar una guerra civil en Kirkuk, la coexistencia aquí es fuerte", sostiene.
Pero los observadores locales no son tan optimistas.
"No hay coexistencia pacífica ente los grupos étnicos como sostienen los políticos y los medios de comunicación", afirma Muhamad al-Jabar, un sociólogo: "A medida que han ido llegando al poder diferentes gobiernos [tras la caída del anterior régimen] y han ido aplicando diferentes políticas se ha ido creando la desconfianza entre los diferentes grupos y las tensiones están aumentando".
"Las políticas de los partidos políticos y el sectarismo se han infiltrado en todas partes", afirma Marua Asad. "Afecta incluso a las relaciones familiares, como me ha ocurrido a mí. Durante tanto hemos esperado tiempo lograr la democracia y la libertad, y este es el precio que estamos pagando".

Nota de IraqSolidaridad:                        

1. Sobre la tensión en Kirkuk, asociada a su centralidad en la región petrolífera del norte del país, véase en IraqSolidaridad: Carlos Varea: Polarización sectaria e interinidad en una nueva fase de ocupación |  Evaluación de la violación de los Derechos Humanos en Iraq bajo la ocupación (Red de Observación de los Derechos Humanos en Iraq, Informe Nº 1, 20 de agosto, 2005) | EEUU no logra estabilizar el campo interno colaboracionista: Talabani afirma que la retirada de las tropas de ocupación no se producirá antes de dos años | Miriam Amie: Crudos propósitos. EEUU considera que la producción de petróleo iraquí permanecerá estrangulada durante años - La compañía noruega 'DNO' perfora en tres nuevos campos petrolíferos del Kurdistán


Fuente: lafogata.org