VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
Derrota del Nazi-Fascismo



Hitler contra América Latina (Parte II y final)

Karen Jachaturov

A comienzos de la Segunda Guerra Mundial, los nazis enviaron hacia las costas de América Latina buques piratas y manadas lobunas de submarinos.

En diciembre de 1939, en las aguas territoriales de Uruguay fue abatido el acorazado 'de bolsillo' Almirante Spee, que a duras penas llegó hasta Montevideo, se puso a la deriva y fue echado a pique por su propia tripulación, la cual fue más tarde internada por las autoridades uruguayas.
Es conocido que los nazis estaban furiosos con la posición poco amistosa de Uruguay. En Berlín mostraron incluso carteles en los cuales sobre un fondo azul celeste, lenguas de fuego

Hundimiento del acorazado de bolsillo Almirante Graf Spee.

abrazaban el casco de acero del Almirante Spee.

Textos amenazantes anunciaban: 'Uruguay pagará por todo lo que ha hecho'.

Los hitlerianos también merodearon el mar Caribe, de lo cual hace referencia Ernest Hemingway en sus anotaciones sobre esa conflagración mundial.

También se sabe que en el verano de 1942, los sumergibles hitlerianos hundieron seis barcos-transporte cerca de las costas del Brasil.

Las incursiones piratescas de los barcos hitlerianos en las rutas del Atlántico eran solo un ensayo ante la planificada invasión a Latinoamérica.


En 1941, poco después de la capitulación de Francia, al gobierno títere de Vichy le fue entregado un ultimátum, exigiéndole la creación de bases militares alemanas en el norte de Africa y en Dakar, actual capital de Senegal.

Justamente desde Dakar, se planeaba iniciar la invasión contra América Latina.

En aquella época trágica para los pueblos, en el otoño tardío de 1941, la ultrajada Europa gemía bajo la bota hitleriana.

A los dueños de la Alemania nazi les parecía que sus planes de dominar el mundo se volverían una realidad tangible. Solo quedaba un obstáculo: la indómita Rusia, la resistencia tenaz de los pueblos de la Unión Soviética.

Pero las hordas fascistas ya estaban a las puertas de Moscú, y muchos pesimistas en el extranjero creían a pie juntillas en los gritos jubilosos de la propaganda nazi: 'Los días de los soviets están contados'.

La imaginación delirante de los hitlerianos les hizo ver la cruz gamada en el Kremlin, en el palacio hindú de Taj Mahal, en las pirámides egipcias de los faraones, y en las pirámides aztecas del Sol y la Luna en México?

He ahí que Rusia está ya a punto de caer, según sus vaticinios, luego de lo cual la fiera hitleriana daría un salto a través del Océano. Sobre América Latina pendía el hacha de la agresión nazi?

Derrotada la Alemania nazi (9 de mayo de 1945), se salvaron los pueblos de todo el mundo, incluidos los de América Latina, del peligro mortal de la esclavitud nazi.

La historia condenó a los organizadores de la guerra más sangrienta de toda la existencia del género humano.