VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
Medio Oriente


31 de octubre del 2002

Nigeria no acepta la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia que adjudica el territorio de Bakassi a Camerún


Afrol News
El gobierno nigeriano ha comunicado al Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) que la sentencia sobre el conflicto fronterizo con Camerún es "prácticamente nulo y sin valor". El presidente Olusegun Obasanjo niega las declaraciones de las Naciones Unidas en las que se le recuerda que él había prometido respetar cualquier decisión del TIJ.
Según una declaración emitida ayer por el gobierno Federal de Nigeria, no podía tomarse en serio la sentencia del TIJ. El tribunal - dominado por jueces de los antiguos poderes coloniales - había defendido un tratado "ilegal" de 1913 entre Gran Bretaña y Alemania, ignorando la autodeterminación de los dueños legítimos e históricos de la Península disputada de Bakassi, según el gobierno nigeriano.
En 1884, los Reyes, Jefes y población de Old Calabar firmaron un tratado de protección con Gran Bretaña. El protectorado incluía Bakassi - y hasta aquí las partes están de acuerdo -. Aquel tratado, sin embargo, "no dio poder a los británicos para enajenar la totalidad o cualquier parte de la tierra la cual ellos, como se suponía, protegían", reclaman los nigerianos. Esto era lo que ellos hicieron en 1913 "cuando Gran Bretaña, según se dice, cedió Bakassi a Alemania." El tribunal, "desatendiendo los derechos inalienables de los Reyes, Jefes y la gente de Old Calabar a su tierra y casas hereditarias", ha apoyado injustamente el Tratado anglo-alemán de 1913, explica el gobierno nigeriano. "Gran Bretaña no puede haber dado a Alemania algo que no posee". Por una fuerte razón, lo que Alemania hizo no podía haber sido transferido a Camerún", es la conclusión.
La población de la península de Bakassi, en general, apoya la versión nigeriana y continúa manteniendo su pasaporte nigeriano. En este contexto, el gobierno nigeriano aseguró a "los nigerianos su compromiso constitucional de proteger su ciudadanía", lo que significa que "de ninguna manera abandonará Nigeria ni a su gente ni a sus intereses".
También el Presidente Obasanjo, quien afronta la reelección el año que viene, ha "negado haber prometido respetar a un tribunal internacional que juzgue sobre la península disputada de Bakassi", según la BBC. Obasanjo dijo que él nunca daría tal "cheque en blanco". Esto se enfrenta a lo que él había dicho a las Naciones Unidas hace menos de dos meses.
El pasado 5 de septiembre, se reunieron en París Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas con el Presidente Obasanjo y el Presidente de Camerún, Paul Biya. Según las Naciones Unidas, ambos Presidentes estuvieron de acuerdo en respetar y poner en práctica la decisión del TIJ. En el supuesto "acuerdo parisiense", los Presidentes estaban además de acuerdo en llegar a desmilitarizar la península, tarde o temprano, con la posibilidad de enviar a observadores internacionales para supervisar la retirada de tropas".
La decisión del TIJ a favor de Camerún, sin embargo, parece haber sido una sorpresa para Nigeria. Después de conocerse el veredicto, de 150 páginas, del tribunal basado en La Haya, el gobierno emitió una declaración preliminar, diciendo que no era "posible o apropiado hablar en términos de 'ganadores o perdedores'". El gobierno nigeriano iba a realizar "un estudio detallado del veredicto", según dijo entonces el Ministro de Justicia, Alhaji Abdullahi Musa Elayo.
El "cuidadoso estudio" provocó el jueves el rechazo del veredicto del TIJ. La conclusión del gobierno nigeriano era que el tribunal no ha tenido en cuenta muchos hechos fundamentales". Las conclusiones del Tribunal habían sido hechas por "motivos puramente políticos".
Cómo ha podido ir tan mal para Nigeria? El Tribunal ha estado encabezado por un Presidente francés, enfatiza el gobierno nigeriano, y Camerún es un miembro entregado de la francofonía. Aún más, había jueces ingleses y alemanes, que "deberían haber sido descalificados" dado su interés por el mantenimiento del tratado anglo-alemán de 1913.
El gobierno - aunque no acepta el veredicto ante el cual no hay ningún mecanismo para apelar - acentúa su deseo de encontrar "una solución pacífica" a la prolongada "cuestión divisoria" entre Nigeria y Camerún. Éste apeló "a todos sus ciudadanos a permanecer tranquilos, positivos y constructivos". Esto era especialmente importante para los nigerianos en Bakassi.
- Nigeria hará todo posible para mantener la paz en Bakassi o cualquier otra parte de la frontera con Camerún y seguirá manteniendo relaciones con la oficina del Secretario General de las Naciones Unidas y otros líderes de la Comunidad Internacional para alcanzar la paz y mantener la armonía y las relaciones de buena vecindad, concluye el gobierno.
Malas noticias para el desarrollo La noticia de la evidente continuación o incluso la escalada del conflicto fronterizo nigeriano-camerunés es un revés para la explotación de recursos en y a cierta distancia de la costa la península, rica en petróleo. Bakassi es una inhospitalaria región de pantanos y manglares habitada por pescadores empobrecidos. La exploración a gran escala del petróleo ha sido paralizada por la disputa sobre la propiedad de la península.
Para Nigeria, quien durante décadas ha suministrado los servicios sociales a la población de Bakassi, el caso no era, sin embargo " un asunto de petróleo o recursos naturales". Éste era sólo "un asunto de bienestar y del bienestar de su gente", subraya el gobierno.