VOLVER A LA PAGINA  PRINCIPAL
La vieja Europa

25 de octubre del 2002

Los pobres pueden comprar muñecas Barbie

La eliminación de las Restricciones Cuantitativas y la suerte de los pobres

Vandana Shiva

El campesinado francés se sacudía bajo los efectos de una severa hambruna. Cuando a María Antonieta le dijeron que no tenían pan para comer, dijo con aire desenfadado: "Si no hay pan, por qué no comen pastel?".
Mientras miles de nuestros campesinos se suicidan, mientras millones de nuestras mujeres y niños hacen frente al hambre y a la inanición, un importante economista dijo que "los pobres pueden comprar muñecas Barbie". Esta declaración fue hecha cuando yo estaba con él en un panel televisivo para discutir y debatir el impacto de la eliminación de las restricciones de importación (Restricciones Cuantitativas o RCs [QRs en inglés]).
Estábamos discutiendo los impactos desastrosos sobre los pequeños productores y agricultores que tiene el libre flujo de productos a los mercados indios. Se había mostrado un clip de video sobre los 100.000 productores de cerraduras en Aligarth cuyos productos estaban siendo excluidos porque cerrojos baratos provenientes de China estaban inundando nuestros mercados. La importación de productos agrícolas, tales como los aceites comestibles ya han desestabilizado la economía agrícola y con otros 147 productos agrícolas eliminados de la lista de restricciones, nuevos sectores serán afectados. La eliminación de las RCs ha sido celebrada por los medios como una bendición para los consumidores. Un ejemplo de los títulos: 'Johnie Walker, vinos finos en 2 semanas', 'Bonanza para los consumidores', 'El consumidor indio ha sido por fin coronado rey', 'Las marcas que India usará: abrigos Dolce & Gabbana, pañuelos Hermes, cinturones Calvin Klein, faldas Margaretha Ley Escada, suéters Chloe, collares de diamantes Van Clef y Arpels'." La dama cargada de diamantes no es el típico consumidor en India. La mayor parte de los consumidores indios ya están consumiendo menos de lo que sus necesidades básicas requerirían, y sus medios de subsistencia están siendo destruidos, sus ingresos desaparecen y su poder adquisitivo se evapora. Durante una década de reformas el consumo de cereales ha disminuido en un 12% en la India rural. Mientras las importaciones sigan destruyendo la base de sustento, especialmente en el caso de los pobres, los niveles de consumo seguirán cayendo. Nadie se preocupa por la disminución del consumo de los pobres que resulta de la destrucción de la producción y de los medios de vida nacionales. Y cuando se presentó el tema de la supervivencia de los pobres, nuestro ilustre economista declaró seriamente, que "los pobres pueden comprar muñecas Barbie".
Es esta actitud mental de la elite india, ciega al creciente hambre y a la indigencia de la gente de este país pero embelesados por la basura que ahora puede ser importada, lo que está engañando al país sobre la razón y el impacto de la supresión de las RCs. Entre las importaciones ilimitadas hay ovejas y cabras muertas, y desechos de pollos, ovejas, pavos, patos, gansos, conejos, liebres y cerdos.
Hemos abierto nuestros mercados a las importaciones de carne cuando Europa está en crisis por el mal de la vaca loca, y la fiebre aftosa. Más de 500.000 animales están siendo sacrificados e incinerados.
El Centro para la Enfermedad y la Prevención (CDC en inglés) en Atlanta ha calculado que ocurren en los EE.UU. cada año casi 81 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos. Las muertes por intoxicación con alimentos se han más que cuadruplicado debido a la desregulación, aumentando de 2000 en 1984 a 9000 en 1994. La mayor parte de estas infecciones son causadas por la producción industrializada de carne; el CDC estima que hay cerca de 20.000 casos de intoxicación por el E. Coli mutante 0157.H7. Esta bacteria mutante era desconocida antes de 1982 y la contaminación de carne por E. Coli 0157.H7 resulta de la matanza descuidada a alta velocidad y por la industria de procesamiento.
Los llamados Puntos de Análisis Crítico de Riesgo (HACCP en inglés) constituyen en realidad un caballo de Troya para la desregulación, que ha resultado en la supresión de 1.400 inspectores de alimentos y en el abandono de la seguridad en los alimentos en manos de la industria de producción industrial de productos agrícolas, que produce riesgos alimenticios en su apuro por matar más animales más rápido. Unas pocas procesadoras de matanza a alta velocidad han eliminado a miles de pequeños productores de productos cárnicos.
Los EE.UU. matan 93 millones de cerdos, 37 millones de reses, dos millones de terneros, seis millones de caballos, cabras y ovejas y 8 mil millones de pollos y pavos.
Ahora la gigantesca industria de la carne de los EE.UU., incluyendo al desprestigiado gigante de la carne Tyson, quiere descargar en India, una sociedad predominantemente vegetariana, la carne contaminada producida mediante métodos violentos y crueles. Menos empleados están matando más animales y la tasa de rotación de personal en las fábricas de alta velocidad es de casi un 100 por ciento al año, según la Unión Sindical Internacional para los Alimentos y el Comercio. Los trabajadores de los mataderos estadounidenses dicen que el trabajo en la industria de la carne es peor que la esclavitud.
Las grandes industrias y los mataderos son prisiones para los animales y los seres humanos. El artículo XX del GATT permite la exención de las reglas de la OMC cuando se trata del trabajo carcelario (artículo XX inciso "e"). Sobre la base de que son productos del trabajo carcelario, debiera detenerse de inmediato la supresión de restricciones para importaciones provenientes de los EE.UU.
El anuncio del Gobierno, de que la Ley de Prevención de Adulteración de Alimentos (PFA en inglés) sería utilizada para asegurar la "bioseguridad" bajo condiciones de libre importación, está lejos de ser convincente. La PFA es una ley anticuada sobre alimentos , elaborada antes de la edad de las "vacas locas", los priones y los organismos genéticamente modificados (OGM). El gobierno hasta ahora no ha adoptado una ley preparada por el Ministerio de Bienestar Social para el etiquetado del contenido vegetariano y no-vegetariano en los productos alimenticios. No ha mostrado la voluntad de proteger la salud pública o el derecho a estar informados de los ciudadanos. No puede garantizar la seguridad de los alimentos frente a las importaciones con los instrumentos que ha ofrecido. El "imperio de la ciencia" no ha terminado. Nuestra salud pública está siendo puesta en manos de inspectores corruptos que otorgarán licencias para la importación de los alimentos más peligrosos sin guiñar un ojo. El artículo XX del GATT permite la prohibición de importaciones y es la ruta que debe ser utilizada para los productos agrícolas que involucran riesgos para la salud animal o humana.
El Gobierno ha anunciado también que importará productos problemáticos a través de las Agencias de Comercio del Estado. Sin embargo, el aceite de soja y de palma que ya están inundando nuestros mercados no están en la lista de importaciones canalizadas. Además, mientras el arancel para importaciones de aceites comestibles es de 300%, el gobierno ha mantenido el arancel para aceite de soja. Esto no beneficia al agricultor indio, sino al gigante de las semillas Monsanto y al gigante de los granos Cargill, a quienes se mantiene al nivel anormalmente bajo de 45%. La creación de una "sala de situación" podrá tranquilizar a algunos. Pero semejantes metáforas militaristas sólo pueden provenir de una forma de pensar que ve a la economía y al comercio como una guerra. Trágicamente, la política de exportación e importación ha declarado la guerra a la gente trabajadora en India, pero la "sala de situación " no verá a las víctimas de esta guerra, mientras millones son llevados al hambre y a la indigencia. El problema con la lógica del libre comercio es que pone al comercio por encima de las vidas de la gente y desvía el enfoque del gobierno del bienestar de la gente a la promoción de las exportaciones e importaciones. La política de exportación e importación pone en evidencia este singular enfoque que desatiende a la gente y protege al comercio. La economía de mil millones de personas está siendo destruida por un patético objetivo de exportaciones para el año 2005, que asciende a un 1% del comercio mundial.
En todo caso, el apuro por eliminar las RCs no se justifica. Los socios comerciales de India han aceptado la fecha límite de 2003. Sólo los EE.UU. han solicitado la supresión de las RC para el 2001. En octubre de 1997, los Estados Unidos iniciaron una acción en el Organismo de Ajuste de Disputas de la OMC (DSB en inglés) para establecer un panel para examinar esta disputa. En su solicitud, los Estados Unidos consideraron que las restricciones cuantitativas mantenidas por India, incluyendo (pero no exclusivamente), a las más de 2700 líneas de aranceles agrícolas e industriales notificadas a la OMC en el Anexo I, Parte B de WT/BOP/N/24 del 22 de mayo de 1997, parecían no conformarse con las obligaciones de India bajo los Artículos XI: 1 y XVIII: 11 del GATT, de 1994 y el Artículo 4.2. del Acuerdo sobre Agricultura. Además, sostienen que los procedimientos y prácticas para las licencias de importación del Gobierno de India no se conformaban a requerimientos fundamentales de la OMC como fueran establecidos en el Artículo XIII de GATT 1994 y en el Artículo 3 del Acuerdo de Procedimientos de Licencias de Importación. El DSB estableció el Panel el 18 de noviembre de 1997, con los siguientes puntos de referencia:
"Examinar, considerando las disposiciones relevantes de los acuerdos respectivos citados por los Estados Unidos en WT/DS90/8, el asunto sometido al DSB por los Estados Unidos en el documento y formular resultados que ayuden al DSB a hacer las recomendaciones o tomar las decisiones provistas en esos acuerdos." En otras palabras, los EE.UU. solicitaban un período mucho más breve para la supresión de las Restricciones Cuantitativas.
En abril de 1999, el panel de la OMC decidió a favor de los EE.UU. El panel prefirió considerar sólo la posición del FMI de que la situación de la balanza de pagos de India no permite mantener medidas como las RCs para propósitos relacionados con la balanza de pago y que por ello no se justificaba que India mantuviera sus medidas existentes con el pretexto de problemas con la balanza de pagos.
En esa etapa, el Gobierno de India no presentó ningún argumento ejerciendo sus derechos como miembro fundador de la OMC, basados en la posible reaparición de problemas con la balanza de pagos debidos al aumento en las importaciones. El panel pidió a las partes que negociaran un nuevo período de implementación / supresión progresiva. El panel también recomendó que el DSB pidiera a India que ajustara las medidas en cuestión de acuerdo con sus obligaciones bajo el Acuerdo de la OMC.
En mayo de 1999, India notificó al DSB su decisión de apelar contra algunos aspectos legales del Informe del Panel y formuló un aviso de apelación ante el Organismo de Apelaciones de la OMC.
En agosto de 1999, el Organismo de Apelaciones rechazó la apelación de India. Entre otras cosas, el Organismo de Apelaciones confirmó la decisión del Panel de que tenía competencia para revisar la justificación de las restricciones de la balanza de pagos de India, bajo el Artículo XVIII: B del GATT de 1994.
En septiembre de 1999, el Gobierno de India indicó a los EE.UU. que necesitaba más que el período normal de 15 meses para suprimir RCs. No obstante, EE.UU. no aceptó este programa, aunque todos los otros socios comerciales lo hicieron.
En diciembre de 1999, a través del intercambio de cartas entre dos funcionarios comerciales, Susan Esserman del Departamento de Comercio de los EE.UU. y N.N. Khanna del Ministerio de Comercio de India, se concluyó un acuerdo entre los dos gobiernos especificando que:
a. para el 1 de abril de 2000 o antes, India puede notificar a los Estados Unidos sobre una lista de, pero no más de, 715 artículos de los 1429 artículos sobre los que India actualmente mantiene restricciones cuantitativas (RCs), y con respecto a los hasta 715 artículos así notificados, el período de tiempo razonable expirará el 1 de abril de 2001, y b. con respecto a todos los demás artículos, el período de tiempo razonable expirará el 1 de abril de 2000.
Este acuerdo acortó drásticamente el período de retirada progresiva a 2001, fecha en la cual todas las RCs sobre 1429 artículos deberían ser eliminadas, a pesar del hecho de que la Unión Europea y otros países habían aceptado una retirada progresiva de las restricciones de importaciones hasta marzo de 2003. Pero el gobierno indio, cediendo a la presión de los EE.UU., adelantó la eliminación de las RCs en 3 años.
Sin embargo, los propios EE.UU. están violando obligaciones internacionales, como cuando se retiraron del Protocolo de Kioto para la regulación de las emisiones de CO2, aunque es el mayor contaminante. La responsabilidad es un camino a dos carriles. Y la falta de responsabilidad que está mostrando EE.UU. hacia el respeto a los compromisos internacionales debiera haber sido utilizada por India para ganar el espacio necesario en la fijación de una política que asegure la supervivencia de su pueblo. En todo caso, India debió haber sostenido que la aplicación de RCs es un derecho en la revisión del Acuerdo sobre Agricultura. También se está discutiendo la exención de los medios de subsistencia y seguridad alimenticia de las normas del Acuerdo de Agricultura. En lugar de defender el sustento y la seguridad alimenticia del país, el Ministro de Comercio ha amenazado doblemente la supervivencia del pueblo indio, especialmente de los agricultores.
Primero, suprimiendo restricciones a las importaciones, y segundo, anunciando una política de exportación para la agricultura centrada en la agroindustria. Esta política de exportación de-la-granja-al-puerto es la receta para la corporativización de la agricultura india. Debilitará nuestra seguridad alimenticia. Los agricultores pierden mercados por la importación de productos artificialmente baratos debido a la supresión de las RCs. Perderán sus tierras, su agua, sus hogares, cuando las corporaciones se apoderen de la agricultura india para producir flores y vegetales y frutos y langostinos para la exportación, con apoyo estatal.
El Ministro de Comercio ha comprometido los mercados indios, su suelo y su agua como subsidios públicos a las corporaciones globales a través de su política de exportación e importación. Las muñecas Barbie inundarán pronto las repisas de los supermercados pero cómo se alimentará a los pobres si no tienen medios de sustento? Cómo sobrevivirán los agricultores si tanto los mercados como los recursos les han sido arrebatados?



Vandana Shiva es escritora y abogada en política científica, dirige la fundación para la investigación, la ciencia, la tecnología y el mantenimiento de los recursos naturales (Research Foundation for Science, Technology and Natural Resource Policy). Su trabajo actual se centra en la biodiversidad y la agricultura sostenible.